Los gatos Maine Coon, ¿son hipoalergénicos?

los gatos maine coon son hipoalergénicos

Los Maine Coon son gatos fantásticos. Son los más grandes de las razas de gatos domésticos y tienen el pelaje más largo y espeso, lo que los hace increíblemente mimosos y adorables.

Sin embargo, con el pelaje largo suele venir mucha muda, lo que hace que mucha gente se pregunte: "¿Los gatos Maine Coon son hipoalergénicos?".

Los gatos hipoalergénicos son aquellos que tienen muy pocas probabilidades de provocar una reacción alérgica en los humanos. Los Maine Coon no son hipoalergénicos, ¡pero esto no tiene nada que ver con todo su pelaje! Es la caspa la que puede provocar alergias a los Maine Coon. Sin embargo, sólo porque sufras alergias, no serás necesariamente alérgico a los Maine Coon.

¿Te parece confuso? Al final de este artículo, sabrás qué causa exactamente las alergias a los gatos, cómo pueden desencadenar una reacción alérgica los gatos Maine Coon y cómo minimizar estas alergias si simplemente tienes que tener un Maine Coon como mascota.

Contenidos
  1. ¿Qué causa las alergias a los gatos?
  2. ¿Qué son los alérgenos de los animales de compañía?
    1. Caspa
    2. Saliva
    3. Orina
  3. ¿Los gatos Maine Coon son hipoalergénicos?
  4. ¿Cuáles son los síntomas de las alergias de los Maine Coon?
  5. ¿Cómo puedo reducir las alergias del gato Maine Coon?
    1. Cepilla regularmente a tu gato
    2. Baña a tu gato
    3. Lávate las manos con regularidad
    4. Usa guantes cuando trabajes en el jardín
    5. Limpia tu casa a menudo
    6. Utiliza sprays antialérgenos
    7. Haz de tu dormitorio una zona libre de gatos
    8. Purifica el aire de tu casa
    9. Cubre las rejillas de ventilación de la calefacción y el aire acondicionado
    10. Sal más al exterior
    11. Haz que otra persona cambie la bandeja sanitaria
    12. Elige una arena hipoalergénica para gatos
    13. Ponte una mascarilla
    14. Toma medicación
  6. ¿Existen razas de gatos realmente hipoalergénicas?
  7. ¿Cuál es la mejor raza de gato para las personas alérgicas?
  8. CONCLUSIÓN

¿Qué causa las alergias a los gatos?

La mayoría de la gente ya ha experimentado una reacción alérgica a algo en algún momento de su vida. Cuando la gente tiene una reacción alérgica, es porque su organismo identifica una sustancia inofensiva conocida como alérgeno como un intruso peligroso, y empieza a producir un anticuerpo llamado IgE. Cuando hablamos de alergia a los gatos, los responsables son los alérgenos de las mascotas.

Una vez que tu sistema inmunitario ha entrado en contacto con estos alérgenos, producirá los anticuerpos IgG que se fabrican para ayudar a proteger a los humanos de cualquier virus. Sin embargo, estos anticuerpos IgE también provocan muchos síntomas típicos de la alergia, como estornudos, tos, secreción nasal y lagrimeo. Esto sirve para ayudar al organismo a eliminar el irritante, pero es muy desagradable en ese momento y puede hacer que nos sintamos mal.

Que sufras o no alergias depende de la sensibilidad de tu sistema inmunitario. Cuanto más sensible sea, más anticuerpos IgE se producirán, lo que desencadenará una reacción alérgica intensa. En algunos casos, la respuesta inmunitaria de las personas es tan grave que sufrirán un shock de anafilaxia.

Por otra parte, el sistema inmunitario de muchas personas nunca produce suficientes anticuerpos IgE para desencadenar ningún síntoma de alergia y no serán alérgicas a nada, o al menos nunca tendrán síntomas incontrolables.

¿Qué son los alérgenos de los animales de compañía?

Así pues, los alérgenos de los animales domésticos son los que provocan una respuesta alérgica en los gatos Maine Coon, pero ¿qué son realmente los alérgenos de los animales domésticos?

Muchas personas suponen que el pelo de su gato es lo que actúa como alérgeno y que los gatos de pelo largo, como los Maine Coon, mudan más y, por tanto, son más propensos a provocar alergias. Sin embargo, el pelo del gato no es un alérgeno y éste es un error muy común.

En realidad, es una proteína llamada Fel d1 que se encuentra predominantemente en la caspa de los gatos, así como en su orina y saliva, la causante de una respuesta alérgica en los humanos.

Caspa

La caspa son las células muertas de la piel de tu gato que se desprenden regularmente para ser sustituidas por células nuevas. Como los gatos son criaturas tan limpias, les resulta fácil esparcir su caspa y la proteína Fel 1d por todo el cuerpo mediante el acicalamiento, por lo que es fácil entrar en contacto con estos alérgenos simplemente acariciando a tu mascota. Si toca estos alérgenos y luego se toca la cara, pueden entrar fácilmente en tu cuerpo a través de la nariz, la boca o los ojos.

Acariciar a tu gato también hará que los alérgenos se desprendan de su pelaje y pasen al aire. Los alérgenos transportados por el aire son los más peligrosos, ya que pueden inhalarse fácilmente y entrar en tu cuerpo, sin necesidad de que los toques con las manos.

La caspa aerotransportada también puede depositarse en cualquier superficie de tu casa, esperando a ser recogida. Esto significa que aunque no estés cerca de tu gato, la caspa en el aire y en otras superficies puede provocar una respuesta alérgica.

Saliva

Además de la caspa, la saliva también contiene la proteína Fel d1, causante de alergias, que puede provocar una reacción alérgica. Como los gatos se lamen constantemente el pelo, su saliva también se esparce por todo su cuerpo, lo que puede transferirse a ti al acariciar a tu gato. Aunque la saliva es un líquido, también puede pasar al aire una vez seca, desencadenando aún más los síntomas de la alergia.

Orina

La proteína Fel d1 también está presente en la orina del gato. Cada vez que tu gato utilice su caja de arena, este alérgeno se liberará en grandes cantidades. Afortunadamente, al ser un líquido, los alérgenos de la orina se contienen mucho más fácilmente que la caspa y la saliva, sobre todo si tienes una caja de arena para gatos cerrada.

Sin embargo, las gotitas de orina pueden quedarse pegadas al pelo de tu gato, y los restos de orina pueden transferirse a ti cuando lo acaricies. Además, a la hora de limpiar la caja de arena de tu gato, molestarás a la orina seca y a los alérgenos. Por esta razón, es mejor una arena superabsorbente que se adhiera a la orina y la atrape, ayudando a limitar la cantidad de Fel d1 que hay alrededor.

¿Los gatos Maine Coon son hipoalergénicos?

Los gatos Maine Coon no son hipoalergénicos, ya que producen la caspa, la orina y la saliva que contienen alérgenos. Pero, ¡todos los gatos lo hacen! Así es: no existe ningún gato hipoalergénico. Incluso las razas de gatos sin pelo, como el Sphynx, desprenden caspa y pueden provocar reacciones alérgicas en las personas.

Sin embargo, aunque los Maine Coon no son hipoalergénicos, no provocan alergias más graves que otras razas de gatos. De hecho, algunos estudios han descubierto que el pelo largo y grueso de los Maine Coon puede ayudar a repartir los alérgenos por su pelaje, haciéndolos menos concentrados. Por tanto, pueden ser más hipoalergénicos que otras razas de gatos.

Su largo pelaje también puede ayudar a retener los alérgenos e impedir que se desplacen por tu casa a través del aire y a otras superficies. Esto puede facilitar mucho el control de las alergias, ya que puedes acicalar y bañar a tu gato sabiendo que la mayoría de los alérgenos se habrán eliminado, al estar adheridos al largo pelaje de tu Maine Coon.

Dicho esto, es probable que las personas con alergias graves sigan experimentando síntomas. Sin embargo, algunos propietarios han informado de que sus síntomas se han aliviado con el tiempo, a medida que sus cuerpos se han ido acostumbrando a los alérgenos de las mascotas, por lo que es posible que hayas desarrollado una tolerancia con el paso de los años.

¿Cuáles son los síntomas de las alergias de los Maine Coon?

Si tienes un Maine Coon, quizá te preguntes si eres alérgico a él. Los síntomas de la alergia pueden variar, dependiendo de lo alérgico que seas a ellos. Los síntomas habituales incluyen

  • Estornudos
  • Goteo nasal o congestión nasal
  • Ojos rojos, con picor o llorosos
  • Tos y sibilancias
  • Picor de nariz, boca o garganta

Además de estos síntomas, puedes tener otros adicionales si padeces asma. Los sentirás como una opresión o dolor en el pecho y dificultad para respirar. Esto puede provocar dificultades para respirar y puede dificultarte conciliar el sueño.

Aunque es menos frecuente, algunas personas también pueden experimentar síntomas cutáneos si son alérgicas a un gato Maine Coon o a cualquier otra mascota. Esto se denomina dermatitis alérgica y está causada por el contacto directo del alérgeno con tu piel. Los signos de la dermatitis alérgica incluyen eczema, picor en la piel o manchas rojas elevadas que se conocen como urticaria.

Como los síntomas más frecuentes son similares a los de un resfriado, puede ser difícil determinar si eres alérgico a los gatos Maine Coon o si simplemente estás indispuesto. Sin embargo, si tus síntomas persisten durante más de dos semanas, es probable que se deba a una alergia.

Otra forma de saber si eres alérgico a tu gato es fijarse en el marco temporal. ¿Has introducido recientemente un nuevo gato en casa? Si es así, es muy sospechoso y probable que padezca una alergia.

Si crees que tienes una alergia, siempre puedes visitar a tu médico, que podrá realizarte una prueba de alergia y determinar (1) si padeces una alergia y (2) si es tu gato u otra cosa de tu casa lo que está desencadenando esta respuesta alérgica.

¿Cómo puedo reducir las alergias del gato Maine Coon?

Algunos propietarios no habrán descubierto que son alérgicos a los gatos Maine Coon hasta después de tener uno como mascota. O quizá sepan que son alérgicos, pero están desesperados por tener uno de todos modos. En cualquier caso, querrás saber qué puedes hacer para minimizar tus alergias a los Maine Coon.

Por suerte, hay algunas estrategias que puedes probar. Puedes probar a utilizar una o varias de las sugerencias siguientes para ayudar a reducir las alergias a tu gato Maine Coon. La mayoría de estas estrategias funcionan evitando en primer lugar el contacto con los alérgenos de las mascotas, pero también hablaré del alivio de la alergia mediante medicación.

Cuantas más de estas estrategias asumas y pongas en práctica, ¡más éxito tendrán! Ninguna es un cambio importante en el estilo de vida, pero pueden marcar una gran diferencia.

Cepilla regularmente a tu gato

Lo primero y más importante que puedes hacer es cepillar regularmente a tu gato, a diario si es posible. Si tienes un Maine Coon, habrá que cepillarlo regularmente para mantener su pelaje en buenas condiciones y evitar que se apelmace.

Al cepillar a tu gato, ayudarás a eliminar la caspa que se ha esparcido por su cuerpo y ha quedado atrapada en su largo pelaje. Asegúrate de limpiar el cepillo después de cada uso y lávate las manos después antes de tocarte la cara para limitar la cantidad de alérgeno que llegará a tu cuerpo.

Baña a tu gato

La mayoría de los gatos odian que los bañen, pero a los Maine Coon les encanta el agua. Para quien tenga alergia a los gatos, ¡es una gran noticia! Igual que el cepillado puede ayudar a eliminar la caspa y la proteína Fel d1, bañar a tu gato tendrá el mismo efecto.

Podría decirse que es superior al cepillado, ya que los alérgenos permanecerán en el agua, mientras que el cepillado puede hacer que se liberen más alérgenos al aire. Cuando laves a tu Maine Coon, asegúrate de utilizar un champú específico para gatos, de modo que no les cause irritación.

Si no tienes tiempo de darle un baño completo en la bañera, también puedes comprar toallitas limpiadoras para gatos. Sólo tienes que limpiar a tu gato con ellas y le ayudarán a eliminar cualquier alérgeno.

Lávate las manos con regularidad

A menos que quieras dejar de acariciar a tu gato por completo, que supongo que no, deberías intentar adquirir el hábito de lavarte las manos con regularidad. Después de acariciar a tu gato, lavarte las manos eliminará cualquier proteína Fel d1 de tus manos.

Del mismo modo, si tu gato te acicala, asegúrate de lavarte la saliva cuando haya terminado: ¡cuanto antes, mejor! Aunque tu gato lo haga cariñosamente, puede ser la razón de que estés tosiendo y estornudando todo el tiempo.

Usa guantes cuando trabajes en el jardín

También debes protegerte las manos cuando trabajes en el jardín llevando guantes. Aunque tu gato utilice una bandeja sanitaria, puede orinar en tu jardín. O cualquiera de los gatos del vecindario podría, sin saberlo, estar utilizando también tu jardín como bandeja sanitaria.

Como la orina de gato contiene la proteína Fel 1d, cualquier trozo seco de orina que toques podría desencadenar una reacción alérgica, sobre todo si experimentas síntomas cutáneos. Los guantes te protegerán las manos y evitarán que cojas alérgenos del exterior y los introduzcas en casa.

Limpia tu casa a menudo

Aparte de eliminar los alérgenos de tu gato cepillándolo y bañándolo, y de eliminarlos tú lavándote las manos con regularidad, los alérgenos también se esparcirán fácilmente por tu casa. Por tanto, debes asegurarte de limpiar tu casa con regularidad para eliminar cualquier proteína Fel d1 que se haya depositado en alguna superficie.

Pasar la aspiradora será suficiente para recoger los alérgenos que se hayan depositado en el suelo, mientras que el resto de superficies deben limpiarse con regularidad. Si tienes mucho suelo enmoquetado o muebles tapizados, plantéate cambiarlos por otros de madera o baldosas, que son más fáciles de limpiar que los de tela.

Los árboles para gatos grandes también deben limpiarse, ya que es probable que tengan muchos alérgenos en su superficie porque tu gato pasa mucho tiempo en ellos. Las mantas y cojines también deben lavarse con frecuencia, aunque no estén donde a tu Maine Coon le gusta dormir.

Los alérgenos viajan por el aire y pueden posarse en cualquier superficie, así que debes limpiar a fondo todas las superficies.

Utiliza sprays antialérgenos

Si tienes muchas superficies de tela en casa que no quieres cambiar, ¡no temas!

También puedes utilizar sprays antialérgenos como método de limpieza profunda y para destruir los alérgenos de las mascotas en las superficies difíciles de limpiar. Estos sprays se pueden comprar en tu tienda de animales y pueden eliminar una serie de alérgenos, como la caspa de las mascotas, el polen y los ácaros del polvo. Lo hacen oxidando los compuestos y destruyéndolos.

Para utilizarlo, basta con pulverizar el producto sobre las superficies de tu casa, como alfombras, ventanas, cortinas y tapicerías. Deja que el producto se seque durante unas horas y luego aspira cualquier resto de producto seco. Para obtener el máximo efecto, debes utilizar estos sprays al menos una vez cada 30 días en todas las zonas de tu casa que tengan niveles elevados de alérgenos.

Haz de tu dormitorio una zona libre de gatos

Aunque te tiente acurrucarte con tu Maine Coon por la noche o dejar que se eche una cabezadita en tu cama durante el día, ¡no lo hagas! Dejarán alérgenos por todas tus sábanas, contra las que tu cara estará presionada durante horas mientras duermes.

Es una forma segura de introducir alérgenos en tu cuerpo y desencadenar una reacción alérgica. Además, es estupendo tener una zona libre de mascotas en casa, de modo que si sientes que te viene una alergia, puedas encerrarte en su habitación y respirar tranquilo durante un rato hasta que pasen los síntomas.

Como las alergias a los gatos también pueden causar problemas para dormir debido a las dificultades respiratorias, ¡también es muy importante que tu cama esté libre de toda caspa!

Purifica el aire de tu casa

Como los alérgenos pueden transportarse por el aire y viajar por la casa, también puedes purificar el aire. Los purificadores de aire HEPA son estupendos para esto y utilizan filtros avanzados para eliminar toda la caspa y los alérgenos del aire que respiras, ¡haciéndolo libre de alérgenos!

Otro aspecto importante de los purificadores de aire es que eliminan todos los alérgenos transportados por el aire, no sólo los alérgenos y la caspa de las mascotas. Esto significa que si eres alérgico habitual y te irrita cualquier otra cosa, desde el polen hasta los ácaros del polvo, el purificador de aire HEPA también los eliminará de su aire, ayudando a aliviar todas las reacciones alérgicas.

Además, los purificadores de aire no sólo eliminan los alérgenos. También eliminan el pelo de gato, los olores no deseados y cualquier otra cosa desagradable que permanezca en el aire. Algunos filtros avanzados tienen ajustes de temperatura adicionales y funciones extravagantes para mejorar aún más tu vida en casa.

Cubre las rejillas de ventilación de la calefacción y el aire acondicionado

Los alérgenos se transportan y viajan por el aire. Sin embargo, no llegarán muy lejos. A menos que tengas la calefacción o el aire acondicionado funcionando continuamente en tu casa. Los cambios de temperatura del aire pueden crear una corriente de aire que ayude a esparcir los alérgenos de las mascotas por toda la casa.

Puedes probar a apagar la calefacción o el aire acondicionado cuando fuera no haga ni mucho frío ni mucho calor. Sin embargo, ésta no es una solución permanente. Lo que puede ayudar es que cubras todas las rejillas de ventilación de la calefacción y el aire acondicionado con una estopilla. Esto puede ayudar a limitar la propagación de alérgenos al tiempo que permite que el aire fluya.

Sal más al exterior

¿Has notado que tus alergias a los Maine Coon empeoran en los meses más fríos? Una explicación es que el frío debilita nuestro sistema inmunitario, haciéndonos más propensos a tener reacciones alérgicas más graves.

Sin embargo, también se debe a que pasamos más tiempo al aire libre en verano, y más tiempo sentados en casa en invierno. En los meses más fríos, a menudo estamos sentados rodeados de alérgenos de mascotas, ¡sin descanso! Una forma sencilla de evitarlo es hacer el esfuerzo de salir al exterior más a menudo, aunque haga frío.

Haz que otra persona cambie la bandeja sanitaria

Como los alérgenos se encuentran en la orina de los gatos, cambiar la bandeja sanitaria de tu gato también puede desencadenar una reacción alérgica. Esto es especialmente cierto en el caso de los Maine Coon, que tienen una bandeja sanitaria muy grande y producen mayores volúmenes de orina que otras razas más pequeñas.

Por tanto, siempre que sea posible, lo mejor es que otra persona que no sea alérgica a los gatos recoja la bandeja sanitaria a diario y realice la limpieza semanal. También debes intentar utilizar una arena para gatos superabsorbente, de modo que se reduzca la cantidad de orina libre que queda en las superficies, lo que ayuda a limitar la aparición de alergias.

Elige una arena hipoalergénica para gatos

Aunque creas que tienes alergia a los Maine Coon, puede que en realidad seas alérgico a su arena. Existe una gran variedad de arenas para gatos, como la arcilla aglomerante, los pellets de madera o los cristales de sílice. Algunas tienen fragancia, otras polvo y otras sustancias químicas irritantes, todo lo cual puede desencadenar una respuesta alérgica.

Una caja de arena para gatos Maine Coon es mucho más grande que una caja de arena normal, lo que significa que habrá más arena en su interior. Más arena significa más polvo y una fragancia más fuerte. Además, el largo pelaje de los gatos Maine Coon significa que es más probable que las partículas de arena se queden pegadas a su pelaje y lo pisen por toda la casa.

Si utilizas una arena para gatos que tiene una fragancia fuerte o mucho polvo, prueba a cambiar a una arena hipoalergénica, como la de pino, la de maíz o la de papel. Puede que tu gato tarde un poco en adaptarse a la nueva arena, pero podría ser enormemente beneficioso a largo plazo.

Ponte una mascarilla

Aunque no es ni mucho menos ideal llevar una mascarilla facial permanentemente en casa, podrías considerarlo si tienes reacciones alérgicas graves pero estás desesperado por tener un Maine Coon como mascota.

Las mascarillas reducirán el número de alérgenos que inhalas, ayudando a evitar que la proteína Fel d1 entre en tu organismo. Del mismo modo, es menos probable que cualquier caspa de saliva que se haya transferido a tus manos llegue a tu organismo. Como la mascarilla te cubre la nariz y la boca, es menos probable que toques un punto de entrada para que los alérgenos entren en tu organismo.

Si no quieres llevar mascarilla todo el tiempo, es totalmente comprensible. Sin embargo, podrías intentar llevarla siempre que limpies tu casa, ya que muchos alérgenos se liberarán al aire en el proceso. También puedes llevar una mascarilla cuando vacíes y limpies la bandeja sanitaria de tu gato, cuando lo cepilles o bañes, o incluso cuando acaricies a tu Maine Coon.

Toma medicación

Si todo falla a la hora de prevenir las alergias, existen medicamentos para tratarlas, incluido el tratamiento de las alergias de los Maine Coon. Sin embargo, no es bueno tomar medicación todos los días, así que utilízala sólo como último recurso si las otras formas de reducir la exposición a los alérgenos no funcionan.

El tipo más común de tratamiento sin receta para la alergia son los antihistamínicos, que son comprimidos que tomas cada día. También puedes comprar aerosoles descongestionantes o aerosoles nasales con corticoesteroides.

Para las alergias más graves, puedes someterte a inmunoterapia, que te aliviará la alergia a largo plazo. Tendrás que hablar con tu médico sobre este tratamiento, pero si tus alergias afectan gravemente a tu vida cotidiana, es sin duda una opción. Sin embargo, requiere un compromiso a largo plazo para ser eficaz.

¿Existen razas de gatos realmente hipoalergénicas?

En realidad, no existen razas de gatos hipoalergénicas: ¡es un mito! Todos los gatos producen saliva, caspa y orina que contienen la proteína Fel d1, responsable de desencadenar una respuesta alérgica. Por tanto, cualquiera puede ser alérgico a cualquier gato.

Muchas personas suponen erróneamente que son las razas de gatos de pelo largo, como los Maine Coon, las que provocan las reacciones alérgicas más graves, pero no es cierto. En realidad, las razas de pelo largo suelen ser mejores para los alérgicos, porque su pelaje ayuda a repartir los alérgenos por toda la superficie.

De hecho, el grado de reacción alérgica depende de tres factores igualmente importantes, ninguno de los cuales está relacionado con la raza del gato:

  • Cuántos alérgenos produce cada gato, lo que varía incluso entre gatos de la misma raza.
  • Lo sensible que sea tu sistema inmunitario, que es diferente para cada individuo.
  • Cuántos gatos tienes, ya que habrá más alérgenos circulando por tu casa si vive en ella más de un gato.

Mientras que la raza del gato puede influir ligeramente en la gravedad de una reacción alérgica, el factor que tiene más peso eres tú y tu reacción individual. Por eso algunas personas tienen alergia a los Maine Coon, mientras que otras pueden acurrucarse felizmente con un Maine Coon todo el día y no estornudar ni una sola vez.

Si tienes alergias graves, es probable que cualquier gato te provoque una reacción, ya que no existen gatos hipoalergénicos.

¿Cuál es la mejor raza de gato para las personas alérgicas?

Aunque no existen gatos verdaderamente hipoalergénicos, hay algunas razas que, según algunos estudios, desprenden su caspa con menos frecuencia. Entre ellas están los siberianos, los azules rusos, los bengalíes, los birmanos y los Sphynx. Como puedes ver, esta lista incluye razas sin pelo, de pelo corto y de pelo largo, lo que confirma aún más que la longitud del pelo de tu gato tiene poco que ver.

Curiosamente, aunque cada gato individual produce Fel d1 en cantidades diferentes, también hay algunas otras generalizaciones que los estudios han encontrado:

  • Las gatas hembras producen menos cantidad de la proteína causante de las alergias que los gatos machos.
  • Los gatos de color claro producen menos Fel d1 que los de color oscuro.
  • Los gatos de pelo largo emiten menos alérgenos a su entorno que los gatos de pelo corto o sin pelo.

Por tanto, según esto, un gato hembra de pelo largo y color claro será menos alergénico que cualquier otro gato. Dicho esto, sólo son generalizaciones. Todos y cada uno de los gatos son diferentes, y un gato que cumpla todos estos requisitos puede producir más Fel d1 que un gato negro macho de pelo corto. Así que, en realidad, ¡no son tan útiles!

Si padeces alergias graves, la mejor forma de encontrar el gato adecuado para ti es simplemente pasar el mayor tiempo posible con él. Sólo así sabrás si ese gato concreto te provocará alergia o no. Cuando elijas un gato para adoptar, asegúrate de pasar al menos 30 minutos con él en cada visita para ver si aparece algún síntoma después.

Si es así, ¡no desesperes! La mayoría de las alergias a los gatos pueden tratarse utilizando las estrategias que he mencionado antes, así que si eres un gran amante de los gatos, ¡aún es posible tener un amigo peludo sin ningún tipo de alergia!

Si tus alergias son realmente graves, puedes demostrar tu amor trabajando como voluntario en el refugio de gatos de tu localidad, lo que será mucho mejor para tus alergias que vivir con un gato en casa.

CONCLUSIÓN

Resumiendo, los gatos Maine Coon no son hipoalergénicos. Sin embargo, ¡los gatos hipoalergénicos en realidad no existen! De hecho, el factor más importante a la hora de considerar si serás alérgico a un gato no es el gato en sí, sino la sensibilidad de tu sistema inmunitario.

Mientras que algunas razas mudan menos y son mejores para las personas con alergias graves, la mayoría de los propietarios podrán hacer frente a las alergias de los Maine Coon. Basta con cepillar al gato con regularidad, lavarse las manos con frecuencia, limpiar la casa e invertir en un purificador de aire, y no tendrás problemas. En caso de necesidad, también existen medicamentos.

Así que, aunque tengas alergias leves a los gatos, puedes disfrutar cómodamente de la magnificencia de los Maine Coon sin necesidad de hacer grandes ajustes en tu estilo de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solobichos.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información