¿Por qué estornuda mi gato? Las 4 razones principales

por qué estornuda mi gato

Cuando tu gato estornuda, al principio puede parecerte interesante e incluso divertido. Pero, ¿y si tu gato estornuda todos los días y con frecuencia? ¿Y si los estornudos de tu gato van acompañados de secreciones por los ojos y la nariz?

Si tu gato

  • Empieza a estornudar seguidos todos los días,
  • Tiene los ojos llorosos,
  • Tiene secreción nasal,
  • Tiene pérdida de apetito,
  • Muestra un nivel de actividad disminuido

Debes llevar a tu gato al veterinario inmediatamente. Estos signos pueden indicar un problema grave de las vías respiratorias altas.

Los estornudos del gato pueden estar provocados por un alérgeno de su perfume o ser signo de una enfermedad grave.

De hecho, hay varias respuestas a "¿Por qué estornudan los gatos?".

Las 4 razones principales son alérgenos, vacunación, gripe y problemas dentales.

Si los estornudos son persistentes, las primeras razones que se me ocurren son los alérgenos y algunos productos de limpieza del hogar.

En este caso, intento recordar si he hecho recientemente algún cambio en casa (productos de limpieza, cosméticos, ambientadores, etc.) que pueda provocar alergia a mi gato.

Si ése es el motivo, tu gato volverá a la normalidad en cuanto elimines los alérgenos del entorno.

Si los estornudos van acompañados de mal aliento, te recomiendo que también hagas revisar los dientes y encías de tu gato por tu veterinario.

A veces, se combina con secreción de los ojos y la nariz, y fiebre.

Tu gato juguetón puede ponerse triste y perder interés por la comida. Entonces puedes empezar a preocuparte por las infecciones de las vías respiratorias altas.

También es frecuente que tu gato estornude tras recibir una vacuna intranasal contra las infecciones de las vías respiratorias altas. Debería desaparecer en unos días.

Contenidos
  1. Motivos de los estornudos del gato
  2. Estornudos del gato causados por alérgenos e irritantes inhalados
    1. Alérgenos que provocan estornudos e irritación alérgica en los gatos
    2. Cómo proteger a tu gato de los estornudos alérgicos
  3. Los estornudos del gato como síntoma de una enfermedad
  4. Problemas dentales
  5. ¿Los gatos pueden coger un resfriado o la gripe?
    1. Gripe felina
    2. Otras infecciones que pueden causar estornudos
  6. Estornudos del gato tras las vacunas
  7. CONCLUSIÓN

Motivos de los estornudos del gato

La razón por la que un gato estornuda depende en gran medida de;

  • Cuánto estornudan,
  • Con qué frecuencia estornudan,
  • Cuándo estornuda,

Y de si va acompañado de algún síntoma adicional, como secreción por los ojos y/o la nariz, pérdida de apetito y letargo. Si tu gato sigue estornudando después de que un invitado haya fumado, el humo puede ser la razón principal.

Tu gato puede ser alérgico a un ingrediente de la nueva comida para gatos y empezar a estornudar justo después de comer y, a veces, incluso oler el cuenco de comida.

Si la causa de los estornudos es una infección de las vías respiratorias altas, rara vez es el único síntoma.

Por ejemplo, un gato que ha cogido la gripe gatuna puede tener congestión nasal, respirar por la boca y tener secreciones por la nariz y los ojos.

Además, si tu gato padece una infección grave de las vías respiratorias altas, los estornudos pueden ir acompañados de secreciones sanguinolentas por la nariz o la boca.

Estornudos del gato causados por alérgenos e irritantes inhalados

Hace unos años, mi gato solía tener ataques de estornudos varias veces al día, al menos 4-5 veces seguidas, sin motivo aparente.

Primero pensé que se debía a su comida, pero era la misma comida fresca que le daba siempre y que engullía.

Aparte de estornudar, también se rascaba muy a menudo y parecía indispuesta.

Entonces me di cuenta de que sus ataques de estornudos aparecían cada vez que limpiaba la casa.

En aquellos días, utilizaba una nueva solución limpiadora para los suelos porque olía mejor que la que utilizaba siempre. Utilicé la antigua para probar y los estornudos de mi gato desaparecieron. La culpa era de la nueva solución limpiadora.

A veces, el sistema inmunitario del gato reacciona de forma exagerada ante determinadas sustancias o ingredientes extraños. Estas sustancias liberan sustancias químicas, sobre todo histamina, en el organismo del gato.

Estas sustancias químicas provocan síntomas como irritación de la piel, picores, sibilancias, vómitos, diarrea e hinchazón. La reacción alérgica más frecuente son los estornudos.

Algunos productos químicos de limpieza contienen sustancias químicas nocivas que pueden irritar la nariz y la tráquea del gato, aunque no sean alérgenos.

Alérgenos que provocan estornudos e irritación alérgica en los gatos

  • Ciertos componentes proteínicos (ternera, pollo, pescado, huevo, etc.)
  • El polen
  • Algunas especias (pimienta, canela, etc.)
  • El humo del tabaco
  • Polvo
  • Algunas arenas para gatos (Algunas arenas para gatos contienen polvo o pequeñas partículas. Cuando tu gato está escarbando en la caja de arena, esas partículas suspendidas en el aire irritan los senos nasales de tu gato).
  • Moho
  • Productos químicos de limpieza, perfumes, desodorantes, detergentes, sprays antiparasitarios
  • Algunos tejidos (lana, etc.)
  • Picaduras de pulgas y mosquitos

Cómo proteger a tu gato de los estornudos alérgicos

  • Si vas a probar una nueva comida para gatos que crees que le gustará a tu gato, introduce primero una pequeña cantidad para ver su reacción.
  • Mantén la casa bien ventilada todos los días.
  • Los purificadores de aire son una buena opción para eliminar las partículas suspendidas en el aire y limpiar el aire de la casa.
  • Si sospechas que tu gato es alérgico a determinadas flores y plantas, colócalas en una habitación en la que no entre.
  • Tanto si tu gato es alérgico como si no, evita utilizar productos químicos pesados en casa o guárdalos en recipientes o armarios herméticos cuando no los utilices. Así evitarás también el riesgo de envenenamiento.
  • Si tienes un jardín donde dejas salir a tu gato, te recomiendo encarecidamente que tengas cuidado con las plantas (narcisos, ciclamen, lirios, etc.) y los pesticidas de tu jardín. Quizá tengas que decidir entre evitar los productos químicos alérgicos y tóxicos de las plantas y el suelo, o mantener a tu gato dentro de casa.
  • Un buen extractor de humos en la cocina evita aspirar humos de cocina y especias que pueden irritarte tanto a ti como a tu gato. Además, asegúrate siempre de que los tarros de especias estén cerrados cuando no estés en la cocina.
  • Elige algodón y tejidos finos fáciles de limpiar para la cama de tu gato o tus sofás. Las fundas de lana y plumas pueden provocar alergias.
  • Compra arenas para gatos que tengan gránulos grandes o de cristal en vez de pequeños. Las partículas suspendidas en el aire de los lechos pequeños pueden causar alergias a los gatos.

La mejor forma de eliminar los estornudos alérgicos en los gatos es identificar y eliminar el alérgeno del entorno. Sin embargo, esto no siempre es tan fácil como parece.

Por eso, puedes consultar y pedir a tu veterinario que te recete antihistamínicos si es necesario.

Los estornudos del gato como síntoma de una enfermedad

  • Ojos llorosos.
  • Secreción nasal.
  • Babeo excesivo.
  • Mal aliento.
  • Letargo.
  • Disminución del apetito.
  • Secreción de sangre por la nariz y la boca al estornudar.

Uno o varios de estos síntomas pueden ser signos de enfermedades graves de leves a graves.

Si tu gato estornuda pero parece sano, probablemente esté relacionado con una sustancia química o extraña que le causa alergia o irritación.

Sin embargo, si los estornudos de tu gato van acompañados de alguno de los síntomas mencionados, pueden indicar un problema grave.

Veamos cuándo los estornudos del gato son una señal de alarma de un problema de salud grave.

Problemas dentales

Si tu gato sigue estornudando constantemente después de haber eliminado el riesgo de alérgenos, y tiene mal aliento, es hora de revisar a fondo su boca.

El mal aliento y los estornudos pueden estar relacionados con una infección dental o periodontal.

Las bacterias que causan una caries dental o una infección pueden extenderse a los senos paranasales, lo cual es, de hecho, muy frecuente.

Se trata de una afección dolorosa y puede provocar estornudos frecuentes, ya que tu gato intenta eliminar el problema en los senos paranasales.

Además, los virus que se acumulan en la boca forman placa en los dientes y sarro marrón amarillento en la línea de las encías, que puede ser la causa del mal aliento de tu gato.

En este caso, es esencial consultar al veterinario y proporcionarle un tratamiento adecuado. Las opciones de tratamiento incluyen diversos antibióticos y aerosoles orales.

Los problemas dentales no sólo perjudican a tu gato, sino que también pueden provocar daños renales y cardíacos si no se tratan.

La forma más eficaz de prevenir estas infecciones es mantener un cuidado dental regular y programar revisiones dentales anuales.

¿Los gatos pueden coger un resfriado o la gripe?

Sí, los gatos pueden coger un resfriado o la gripe igual que los humanos.

Las infecciones de las vías respiratorias altas están causadas por uno, dos o a veces más agentes víricos y bacterianos, y provocan una afección de leve a grave. El resfriado en los gatos tiene síntomas similares a los del resfriado común en los humanos, mientras que la gripe felina es un término general para las enfermedades contagiosas de las vías respiratorias superiores.

Gripe felina

La gripe felina puede ser la causa de los frecuentes estornudos de tu gato.

Todos los virus que causan infecciones de las vías respiratorias superiores se transmiten de otros gatos.

Por eso, los refugios y criaderos siempre corren riesgo de infección.

Tengo buenas y malas noticias para ti:

La buena es que las vacunaciones intradérmica e intranasal ofrecen protección contra el Herpes y el Calici.

La mala noticia es que, aunque se recupere con éxito, tu gato puede desarrollar un estado de portador de por vida, volver a enfermar o transmitirlo a otros gatos.

Desgraciadamente, no es posible saber si un gato está infectado de gripe hasta que presenta signos clínicos. Sin embargo, pueden utilizarse análisis de sangre y saliva para diagnosticar el virus tras la aparición de los primeros síntomas.

Por tanto, es vital que los gatos empiecen a recibir vacunas cuando son gatitos y que se les revacune regularmente cada año.

Si hay más de un gato en casa, revisa sus ojos y narices a diario, mantén al gato infectado aislado de los demás gatos y acude inmediatamente al veterinario si observas secreciones y estornudos frecuentes.

Los gatos portadores suelen excretar el virus durante periodos de estrés como el realojamiento, los viajes, la llegada de un nuevo animal a casa o el destete precoz.

Sigue siendo recomendable vacunar a los gatos portadores que se hayan recuperado de la enfermedad.

Los portadores vacunados desarrollan un caso más leve cuando vuelven a enfermar.

¿Cómo se transmite?

Un gato infectado o portador puede transmitir el virus a un gato sano sobre todo a través de los estornudos y el contacto directo o indirecto con la saliva y las secreciones oculares y nasales.

Algunos síntomas

  • Estornudos excesivos.
  • Fiebre.
  • Babeo excesivo.
  • Letargo.
  • Depresión.
  • Secreción blanca, amarillenta o verdosa e incluso sanguinolenta -en casos graves- por los ojos y/o la nariz.
  • Ojos legañosos y llorosos.
  • Tos.
  • Úlceras en la nariz y la lengua.
  • Pérdida de apetito y deshidratación.

¿Qué puedo hacer?

Si tu gato con estornudos presenta dos o más de estos síntomas, aíslalo de los demás animales de la casa y acude al veterinario lo antes posible.

Tratamiento

El tratamiento de apoyo incluye medicamentos que alivian los síntomas y aceleran la recuperación de tu gato.

La secreción ocular y nasal puede no desaparecer en algunos gatos. Esto significa que pueden tener secreciones durante toda su vida, aunque sólo sea un poco.

En primer lugar, se realizan análisis de sangre para identificar el tipo de virus y bacterias. El veterinario te aconsejará opciones de tratamiento, como antibióticos y gotas para tratar la secreción nasal y ocular.

La recuperación de tu amigo felino depende sobre todo de cómo lo cuides. Según el tipo de virus, el tiempo de recuperación en los casos leves es de 5 a 10 días con los cuidados y el tratamiento adecuados.

En los casos más graves, la recuperación puede requerir un periodo de cuidados de hasta 6 semanas en una habitación aislada.

Algunos gatos que padecen gripe felina (gatos que se niegan a comer y beber agua o necesitan líquidos intravenosos para reforzar su debilitado sistema inmunitario, etc.) pueden requerir cuidados profesionales en un hospital o clínica de animales bajo tu supervisión.

Consejos para el cuidado en casa de gatos con gripe

Proporciona a tu gato una zona cómoda.

Cuando mi gata no se encuentra bien, corta la comunicación con todos los habitantes de la casa, incluida yo, y busca un lugar donde esconderse, como si intentara decirnos que no quiere que la molesten.

Comprendo inmediatamente que algo va mal si tengo que buscar a mi gato por la casa durante minutos y, sobre todo, si no se ha comido su comida favorita en el cuenco.

Así pues, si tu gato padece gripe gatuna, sería estupendo disponer de una zona de recuperación tranquila y cómoda.

Esto dará a tu gato la oportunidad de descansar mucho y te ayudará a moverte en un espacio reducido rápida y cómodamente cuando cuides de él.

No tengas los cuencos de la comida y el agua demasiado cerca. Coloca la caja de arena en un lugar que no esté demasiado lejos de tu gato.

Puedes hacer un nido con una caja de cartón cortando una abertura en un lado. Esto hará que tu gato se sienta mejor, ya que les encanta estar solos cuando están enfermos.

Tu gato puede sentirse muy débil y tener ocasionalmente accidentes fuera de la caja de arena.

Coloca unos trozos de periódico en el fondo de la caja y pon sobre el periódico un lecho blando y cómodo. Esto te permitirá cambiar la base fácilmente durante el día si es necesario.

Utiliza una bola de algodón empapada en agua templada para eliminar las secreciones de los ojos de tu gato unas cuantas veces al día. Utiliza un algodón nuevo y distinto cada vez.

Un ambiente cálido y húmedo puede aliviar el goteo nasal y los ojos llorosos de tu gato.

Puedes utilizar un vaporizador en la habitación o abrir el grifo del agua caliente durante 5-10 minutos y colocar a tu gato en el baño con vapor todos los días.

Alternativamente, puedes dejar que tu gato se eche una siesta en el baño mientras tú te duchas.

Asegúrate de que tu gato recibe gotas y antibióticos regularmente, según te recomiende el veterinario.

Es vital que tu gato coma lo suficiente y beba mucha agua. Debes controlar la ingesta de comida y agua de tu gato.

Como la comida seca puede ser dolorosa para las úlceras bucales, prueba a darle comida húmeda con los sabores favoritos de tu gato, o comida para bebés con sabor a carne. Calentar la comida puede hacerla más apetecible para tu gato.

Debes observar atentamente los hábitos de comer y beber de tu gato.

Los gatos suelen dejar de acicalarse cuando no están contentos. Como resultado, se forman enredos en su pelaje. Acicala suavemente a tu gato para que se sienta cómodo. Si tu gato reacciona de forma agresiva, deja de hacerlo e inténtalo unos días más tarde.

Igual que nosotros necesitamos más afecto y cuidados cuando estamos enfermos, a tu amigo peludo también le gusta que le acaricies suavemente y le hables con voz suave y tranquila.

Intenta hablarle suavemente a tu amigo felino todos los días.

Algunos consejos para proteger a nuestros gatos de la gripe

Es vital seguir un calendario de vacunación para gatitos y gatos adultos, ya que la vacunación ayuda a proteger a tu gato contra los virus que causan enfermedades de las vías respiratorias superiores y, en especial, la gripe felina.

Es especialmente importante que los gatos adoptados de refugios se sometan a revisiones sanitarias y reciban todas las vacunas necesarias. Si tienes varios gatos, utiliza cuencos de comida desechables o separados, cepillos de dientes y algodones cuando les limpies los ojos y la nariz.

Asegúrate de limpiar y secar regularmente los juguetes y utensilios de tu gato. Nunca debes tener a un gato infectado y a un gato sano en la misma habitación. Proporciona un área de recuperación a tu gato infectado si es necesario.

Aunque se recupere satisfactoriamente de la gripe, una vez infectado, tu gato puede transmitirla a otros gatos.

En este caso, puede que tengas que dejar de dejar salir a tu gato al exterior. Si tienes varios gatos en casa, te recomiendo que consultes con tu veterinario otras opciones.

¿Puede morir un gato de gripe?

Existe una ligera posibilidad, pero sí.

En general, la gripe felina es una enfermedad que tiene una tasa de mortalidad baja.

La respuesta a esta inquietante pregunta depende en gran medida del tipo de virus y bacterias que causen la enfermedad, de lo pronto que se identifique y se trate, pero determinados gatos tienen un riesgo mayor.

Grupos de alto riesgo:

  • Gatitos con sistemas inmunitarios inmaduros o gatos adultos no vacunados
  • Gatos con sistemas inmunitarios débiles
  • Gatos ancianos que padecen infecciones bacterianas secundarias (como neumonía)
  • Gatos que han permanecido con gatos infectados o portadores durante su recuperación, gatos desnutridos o deshidratados.

¿Cuál es la temperatura ideal del hogar para los gatos?

69 - 72 F. (20 - 22 C)

En primer lugar, me gustaría señalar que los ambientes muy fríos e incluso las temperaturas bajo cero no desencadenan enfermedades como el resfriado, la gripe o las infecciones respiratorias en los gatos.

En cambio, aunque las bajas temperaturas no tienen un efecto directo sobre la gripe felina, pueden afectar negativamente al sistema inmunitario de tu gato.

Además, si tu gato sale al exterior con temperaturas frías, aumenta el riesgo de que contraiga virus de animales infectados.

Las bajas temperaturas provocan enfermedades peligrosas, como la hipotermia y la congelación.

Como bien saben los dueños de gatos, ¡a todos los gatos les encanta el calor!

No hay duda de que nuestros gatos acapararán el alféizar más soleado en un hermoso día de primavera, mientras que en una noche de invierno, se acurrucarán en el lugar más cómodo frente a la chimenea, sobre el calefactor, así como en los lugares más cálidos del suelo.

Entonces, ¿cuál es la temperatura ideal del hogar para los gatos? ¿Cómo determinar si hace demasiado frío para tu gato que sale a la calle?

La temperatura ideal del hogar depende de varios factores, como la raza de tu gato (por ejemplo, el gato Sphynx necesita temperaturas más altas debido a la falta de pelo) y si el gato es un gatito o un adulto.

No obstante, éstas son las temperaturas ideales para el hogar recomendadas por los expertos:

  • Invierno: 69-72 grados F (aproximadamente 20,5-22,5 grados C)
  • Verano: 75-78 grados F (aproximadamente 24-25,5 grados C)

Es mejor mantener a tu gato dentro de casa si la temperatura exterior es inferior a 45 grados F (aproximadamente 7,5 grados C).

¿Puedo contagiarme la gripe de mi gato?

No, pero hay excepciones.

No debes preocuparte porque los virus causantes de la gripe felina (herpes felino, rinotraqueitis felina, calicivirus felino) son patógenos víricos que afectan a los gatos. No hay casos registrados de gripe felina en humanos.

Los virus de la gripe que afectan a los humanos son diferentes de las cepas únicas de gripe de otras especies animales.

Sin embargo, estos virus y ciertos tipos de bacterias provocan a veces infecciones bacterianas secundarias que afectan a los humanos.

Por ejemplo, la clamidia, una infección bacteriana que causa ojos rojos y llorosos con inflamación en los gatos, puede contagiarse a los humanos a través de los estornudos.

Cuando se infectan, los humanos muestran los mismos síntomas de conjuntivitis, incluidos ojos rojos y con picor con secreción.

Por tanto, recomiendo encarecidamente evitar el contacto cara a cara cuando tu gato estornude.

Afortunadamente, los ungüentos y medicamentos recetados por tu médico son muy eficaces para tratar esta infección bacteriana, que sólo produce complicaciones oculares en poco tiempo.

Una enfermedad zoonótica es una enfermedad causada por virus o bacterias que pueden transmitirse entre animales y humanos.

Algunos ejemplos de enfermedades zoonóticas son la rabia, una infección vírica infecciosa transmitida por mordeduras o arañazos de animales no vacunados y, sobre todo, roedores salvajes, y la toxoplasmosis, una enfermedad que puede transmitirse a través de las heces contaminadas de los gatos.

Protegerte a ti y a tu gato de las enfermedades infecciosas no es tan difícil como crees.

Aunque la mayoría de estas enfermedades pueden prevenirse con vacunas y medicamentos, algunas de ellas también pueden identificarse mediante ciertos análisis de sangre antes de que tu gato enferme.

Lo mejor es asegurarse de que tu gato reciba las vacunas contra enfermedades infecciosas como la rabia en las fases iniciales.

Un análisis de sangre es un modo eficaz de determinar si tu gato tiene el parásito de la toxoplasmosis.

Además, evita darle carne cruda o huevos que puedan transmitir parásitos a tu gato.

Puedes protegerte a ti y a tu gato de las enfermedades infecciosas tomando precauciones sencillas, como llevar guantes y limpiar la caja de arena varias veces al día.

¿Puede mi gato contagiarse de mí?

No, pero hay excepciones.

Cuando tenemos gripe o un resfriado, a la mayoría nos preocupa transmitir el virus a nuestros gatos al acariciarlos. Los expertos dicen que no hay nada de qué preocuparse, porque los humanos no pueden transmitir el virus de la gripe a los gatos.

En 2011 y 2012, unos investigadores realizaron un estudio sobre un número limitado de animales, incluidos gatos, en Estados Unidos. Este estudio demostró que el virus H1N1, también conocido como gripe porcina, puede transmitirse de los humanos a los gatos.

En pocas palabras, hasta ahora no hay pruebas científicas de que supongamos un peligro para nuestros amiguitos, salvo por el virus H1N1.

Pero cuando tenemos gripe, sigue siendo una medida práctica lavarnos las manos antes y después de cuidar y jugar con nuestro gato.

Otras infecciones que pueden causar estornudos

Los gatos adultos vacunados tienen menos probabilidades de sufrir infecciones de las vías respiratorias altas.

Tu veterinario puede aconsejarte sobre el riesgo de enfermedad infecciosa de tu gato e identificarlo mediante determinadas pruebas.

La mayoría de las infecciones de las vías respiratorias altas están causadas por patógenos bacterianos y víricos que coexisten con la gripe felina.

Sin embargo, algunos de ellos por sí solos pueden tener consecuencias negativas para la salud de tu gato. Aquí compartiré las dos infecciones más frecuentes.

Infecciones por clamidia

La clamidia es una infección bacteriana que causa estornudos, ojos rojos y llorosos con conjuntivitis, una secreción ocular anormal resultante de la inflamación de la fina membrana que recubre el párpado, en los gatos.

La clamidia, que a menudo coexiste con los virus de la gripe, se propaga a través de las secreciones corporales de un gato infectado. Como he mencionado antes, también puede transmitirse a los humanos y causar los mismos síntomas.

Causas: La bacteria Chlamydia psittaci se transmite a partir de aves infectadas.

Síntomas: Ojos rojos y llorosos con secreción anormal, estornudos, secreción nasal y fiebre en los casos graves.

¿Cómo se transmite? Puede propagarse por el aire al estornudar o por contacto directo con la saliva y las secreciones oculares y nasales de un animal infectado.

¿Qué debo hacer? Mantén a tu gato infectado dentro de casa y aíslalo de los demás gatos o animales de la casa.

Como esta enfermedad también supone una amenaza para tu salud, evita el contacto cara a cara cuando trates a tu gato infectado, ponte guantes cuando le administres medicamentos o gotas oculares, y lávate las manos después de amamantarlo.

Tratamiento: Tu veterinario te aconsejará sobre las opciones de medicación y gotas adecuadas para tu gato. Además, puedes limpiar suavemente los ojos y la nariz de tu gato con un algodón húmedo y caliente unas cuantas veces al día para ayudar a su curación.

Te recomiendo que utilices un algodón distinto para cada ojo y orificio nasal.

Micoplasma felino

Causante habitual de enfermedades de las vías respiratorias y urinarias, el micoplasma felino también provoca estornudos.

Causas: El micoplasma es un tipo de bacteria que puede transmitirse no sólo de gatos infectados, sino también de otros animales infectados o a través de picaduras de pulgas o moscas.

Las bacterias parasitan los glóbulos rojos y el organismo destruye estos glóbulos infectados para defenderse, lo que acaba provocando el colapso del sistema inmunitario debilitado.

No sólo afecta a las vías respiratorias altas, sino que también puede causar infecciones en el sistema gastrointestinal, las vías urinarias y las articulaciones.

Síntomas: Secreción anormal de la nariz y sobre todo de los ojos, estornudos, dificultad para respirar, tos, inflamación de las articulaciones, fiebre, letargo, pérdida de apetito, anemia, pérdida de peso, neumonía en casos graves.

¿Cómo se transmite? El micoplasma felino se transmite por mordeduras y arañazos a través de la sangre o secreciones corporales de gatos infectados o portadores, moscas, pulgas, perros u otros animales. Es importante tener en cuenta que los humanos también pueden infectarse.

¿Qué debo hacer? Mantén a tu gato aislado de los demás animales de la casa y, si es necesario, llévalo al veterinario con mascarilla y guantes para evitar el contacto.

Tratamiento: Tu veterinario te prescribirá los antibióticos y otros medicamentos adecuados tras identificar el tipo y la localización de las bacterias mediante análisis de sangre. En algunos casos graves, puede ser necesaria la hospitalización o la atención clínica.

Estornudos del gato tras las vacunas

No te preocupes si tu gato empieza a estornudar con frecuencia durante unos días tras recibir una vacuna contra las infecciones de las vías respiratorias.

Estas vacunas pueden inyectarse bajo la piel o pulverizarse en la nariz del gato.

Los estornudos frecuentes durante los 3-4 días siguientes son bastante normales. No tienes que hacer nada. Se curarán solos.

CONCLUSIÓN

Para aliviarme del peso de la pregunta "Cuando oigo al leoncito tener un ataque de estornudos por el pasillo, ¿debo preocuparme por los estornudos de mi gato?", empiezo enseguida una observación minuciosa.

En primer lugar, compruebo su estado general, reviso sus ojos y su nariz, miro dentro de su boca y sus dientes sin molestarla demasiado.

Pero lo más importante es que pienso detenidamente si podría haber algún problema con su comida o con algún cambio en la casa. La mayoría de las veces, resulta ser una irritación nasal o un alérgeno que puedo eliminar fácilmente del entorno.

Pero a veces, un simple acto al que no damos importancia puede evolucionar de un problema fácilmente solucionable si se advierte a tiempo a un problema de salud potencialmente mortal. Por tanto, es vital observar de cerca cada cambio.

No creo que debas alarmarte inmediatamente porque tu gato estornude de vez en cuando. Pero si eres un dueño de gato atento, es imposible no darse cuenta de una rutina inusual, ojos llorosos, secreción nasal y malestar.

Por cierto, me gustaría insistir una vez más en que, puesto que existe la posibilidad de que los estornudos de tu gato sean contagiosos, también debes vigilarte a ti mismo.

Una vida larga, sana y feliz con nuestro gato depende, en cierta medida, de nuestra atención y cuidados.

Si tú también tienes experiencias previas de estornudos con tu gato, compártelas conmigo y con los propietarios de gatos que visiten esta página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solobichos.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios. Más Información